La tecnología impulsa el cumplimiento de la normativa sanitaria, la atención al paciente y la telemedicina

149

Zebra Technologies Corporation , empresa innovadora con soluciones y socios que permiten a los negocios mejorar su rendimiento, ha puesto de relieve la importancia que tiene la digitalización para el sector sanitario, apuntando tres áreas en las que los sistemas sanitarios, públicos y privados, deberán focalizar sus inversiones en los próximos años.

Entre la normativa sanitaria, los retos laborales y la posibilidad de que los consumidores gestionen la salud desde la palma de su mano, el sector sanitario debe evolucionar. A medida que responda a las innovaciones tecnológicas y a las lecciones aprendidas de la pandemia, la sanidad avanzará en su transformación digital y, a su vez, mejorará la atención al paciente, la experiencia del personal sanitario y las operaciones.Thomas Duparque, director de Desarrollo de Negocio de Healthcare en Zebra Technologies para EMEA

1. La normativa sobre sanidad digital impulsará la modernización tecnológica

El informe de la Organización Mundial de la Salud sobre sanidad digital nos dice que más de 120 Estados miembros -incluidos países de renta baja y media- han desarrollado estrategias y políticas de Digital Health. La Identificación Única de Dispositivos (UDI) y el marcado en serie de medicamentos caracterizan en la práctica la digitalización de la sanidad. De este modo, se proporciona un identificador digital para los dispositivos como un marcapasos y de los medicamentos administrados.

Los hospitales de la Unión Europea están implantando la digitalización necesaria para cumplir el plazo de 2026 para la introducción obligatoria de datos UDI en la Base de Datos Europea de Productos Sanitarios (EUDAMED). Se beneficiarán de disponer de un identificador que permita a fabricantes, distribuidores y centros sanitarios gestionar con mayor eficacia las retiradas de productos sanitarios y el uso de productos médicos falsificados, así como acelerar las mejoras en la seguridad de los pacientes, como las implantaciones de la fase 7 de Healthcare Information and Management Systems Society (HIMSS).

“Esta certificación está diseñada para mejorar la seguridad de los pacientes y medir los resultados clínicos, el compromiso de los pacientes y el uso clínico de la tecnología de historias clínicas electrónicas (HCE) para reforzar el rendimiento organizativo para los pacientes”, apunta Thomas Duparque. “Aunque actualmente la adopción varía de un país a otro en EMEA, la importancia de HIMSS como punto de referencia en el que basar la estrategia digital aumentará sin duda a medida que se generalice, como ocurrió en Norteamérica”.

Las soluciones de identificación de pacientes mejoran la seguridad, reducen los errores y elevan la calidad de la atención mediante la identificación precisa de pacientes, medicamentos, muestras y hospitalarios. Esté atento a las soluciones tecnológicas que faciliten una mejor colaboración asistencial, mejoren las comunicaciones y optimicen la eficiencia del flujo de trabajo a lo largo de todo el recorrido del paciente.

2. Se aprovechará la tecnología para garantizar la seguridad del paciente y reducir errores médicos

La seguridad es la máxima prioridad de la asistencia sanitaria. Los hospitales seguirán aprovechando la tecnología para ayudar a reducir los errores evitables, reforzar el apoyo a la toma de decisiones y proporcionar protocolos sanitarios más sólidos. De hecho, más de la mitad de los médicos y responsables de la toma de decisiones en el estudio Healthcare Vision Study  de Zebra coincidieron en que la tecnología podría ayudar a mejorar el seguimiento de la medicación, el rendimiento de los pacientes y los flujos de trabajo de enfermería. El 78% de los médicos afirma que la tecnología puede ayudar a prevenir y reducir los errores médicos, mientras que el 88% de los responsables de la toma de decisiones piensa lo mismo.

La tecnología digital permite cotejar datos -estadísticas vitales, resultados de análisis de sangre, diagnóstico del médico- que ya no permanecen ocultos en de papel, sino que pueden cotejarse con cientos de miles de resultados para crear programas de tratamiento a medida.

El poder de los planes de tratamiento digitales es enorme. Los pacientes reciben el tratamiento adecuado en el momento oportuno, pero con una sofisticación cada vez mayor. Sin embargo, sin la tecnología adecuada, todo el sistema empieza a fallar y los cuidadores se ven obligados a solucionar los fallos de los equipos en lugar de administrar el tratamiento y dedicar tiempo a los pacientes. “Podemos esperar que la administración de la medicación mediante códigos de barras, los sistemas de seguridad de infusión intravenosa y los historiales médicos electrónicos, intercepten los acontecimientos adversos relacionados con medicamentos, y que otras inversiones en tecnología se centren en establecer un marco sólido a largo plazo que permita ampliar rápidamente las soluciones en el ”, opina Duparque.

Los analistas de Forrester han afirmado que la escasez de mano de obra podría duplicar la tasa de errores de medicación. Y la encuesta mundial sobre enfermería de McKinsey reveló que, en cinco de los siete países encuestados, entre el 20 y el 38% manifestaron su deseo de abandonar su actual función de atención directa al paciente.

Afortunadamente, el 95% de los responsables de la toma de decisiones en los hospitales afirman que aumentarán el gasto en tecnologías de la información sanitarias y movilidad clínica, con el impulso de unas comunicaciones más claras y una mayor productividad del personal como elementos centrales de este cambio de estrategia. Un dispositivo móvil, como una tableta o un ordenador de mano, permite a los cuidadores controlar las constantes vitales del paciente en o recibir alertas de problemas para que puedan tomar la decisión correcta y emprender la acción adecuada en el momento. Literalmente, optimiza la atención al paciente en la palma de la mano de los cuidadores.

3. La telesalud y la seguirán creciendo

La telesalud tradicional seguirá ganando adeptos fuera del hospital. Se ha demostrado que la atención virtual puede ser de calidad, otorgando un nuevo significado a la frase «médicos sin fronteras». En los dos últimos años, los servicios de salud han comprobado hasta qué punto pueden influir en personas de fuera de las comunidades locales a las que normalmente atienden. Según este documento de respuesta política de la OCDE, 23 de los 31 países de la organización encuestados, permiten ahora que las teleconsultas sean realizadas por personal sanitario distinto de los médicos, lo que supone un aumento de seis más que antes de la pandemia.

Los médicos están ahora disponibles 24 horas al día, 7 días a la semana, 365 días al año para realizar revisiones rutinarias y triaje de crisis médicas. La telesalud, los dispositivos de seguimiento de los pacientes y las plataformas sanitarias en tiempo real permitirán mejorar la atención a distancia.

La telesalud ha aumentado la comodidad y la conveniencia de la atención a pacientes de todo el mundo. Ya no es necesario acudir a un hospital o un centro de salud para cada cita, ni para renovar una receta o ser remitido a un especialista. Y ya no tienen que preocuparse por los desplazamientos o los tiempos de espera. Basta con que estén virtualmente accesibles para su cita programada.

La mayor visibilidad del potencial de la telesalud, los chatbots y la monitorización remota de pacientes hace que los proveedores sanitarios intenten determinar el modelo de atención adecuado y el equilibrio en la prestación de servicios de cara al futuro.

“Aunque la mayoría de la gente piensa en la telesalud como una consulta de un doctor con un paciente en casa, se espera ver un crecimiento en la supervisión y atención de pacientes hospitalizados hasta 2023. Hace poco leí acerca de un hospital que utilizaba ordenadores portátiles de nivel empresarial para conectar a los pacientes con sus familiares mediante videollamadas utilizando Microsoft Teams. Solo en su primer año se realizaron más de 14.000 visitas virtuales”, afirma Thomas Duparque.

En ambos casos, la proliferación de la telesalud impulsará una mayor sofisticación de los casos de uso, que demandarán una combinación de comunicaciones, vídeo asíncrono y aplicaciones de IA.

Hoy en día, la tecnología afecta prácticamente a todos los aspectos de la asistencia sanitaria. Sin duda, seguirá evolucionando para ofrecer una atención mejor y más eficiente. Pero el cumplimiento normativo, la seguridad del paciente y la telesalud son tres áreas en las que los proveedores sanitarios deberían centrarse hoy.