El código de barras cumple 50 años y Zebra refuerza su apuesta por las tecnologías de escaneado para aprovechar todas sus ventajas

120

Zebra Technologies Corporation (NASDAQ: ZBRA), líder en soluciones digitales para ayudar a las empresas a conectar de forma inteligente datos, activos y personas, ha puesto de relieve las ventajas de las soluciones de escaneado de Zebra para aprovechar las ventajas de las tecnologías de códigos de barras, que cumplen cincuenta años, y sus posteriores evoluciones.

El código de barras es mucho más de lo que parece a simple vista. Ha revolucionado la forma de hacer negocios en todo el mundo, desde el comercio, a la hostelería, la sanidad o la logística, haciendo que las transacciones y el seguimiento de los productos sea más rápido, sencillo y seguro. Incluso ha abierto la puerta a otras innovaciones posteriores, como las de códigos QR, identificación por radiofrecuencia (RFID), escaneado industrial fijo o visión artificial. En cuanto a su futuro, es evidente que está aquí para quedarse. Desde su descubrimiento, hemos asistido a desarrollos tan innovadores que su valor no hará sino aumentar cada vez más, y tecnologías como las de los escáneres móviles o el escaneado industrial fijo, serán fundamentales para el de todo tipo de sectores e industrias globales.Mark Thomson, director de Retail de Zebra Technologies EMEA

Un icono tecnológico universal que cambió el mundo para siempre

Este patrón de líneas en blanco y negro que aparece en casi todo lo que compramos o vendemos, nació cuando el sector de la necesitaba acabar con las largas colas que se formaban en las cajas. Las tiendas necesitaban una capaz de capturar la información de los productos de forma automática y reducir los errores humanos. George J. Laurer , ingeniero de IBM, fue su creador y se estima que hoy se utiliza más de 10.000 millones de veces  al día en todo el mundo.

Aunque fue seleccionado por el Symbol Selection Committee en 1973, hizo su debut oficial en 1974, cuando Marsh's Supermarket, un supermercado de Ohio, instaló el primer escáner UPC para ayudar a reducir el tiempo de espera de los en la caja y mejorar la productividad de los empleados. Desde aquel primer escaneado de un paquete de chicles Wrigley's, los códigos de barras han dejado una huella permanente en el mundo, transformando el comercio minorista y nuestra forma de comprar.

Los tradicionales códigos de barras unidimensionales también han evolucionado. De hecho, si ha utilizado su smartphone para leer un código QR y acceder al menú de un restaurante, por ejemplo, lo que ha hecho es escanear un código de barras 2D que contiene códigos en forma de cuadrados en lugar de las habituales líneas unidimensionales originales. Los fabricantes suelen utilizar incluso códigos de barras 3D, que contienen aún más información y ayudan a buscar anomalías en maquinaria mediante soluciones de escaneado industrial fijo y visión por ordenador.

Por otro lado, las tecnologías RFID llevan los códigos de barras a un siguiente nivel, allí donde la visibilidad no es tan clara, para realizar un seguimiento preciso y eficaz del stock en las tiendas, los almacenes, el transporte, la logística, los medicamentos e incluso los pacientes en la atención sanitaria. Los códigos de barras y los escáneres se utilizan hoy a diario para relacionar con precisión y rapidez a los pacientes con sus historiales, medicación y tratamientos, garantizando que los errores se reduzcan al mínimo y que los pacientes reciban la atención adecuada.

Una tecnología moderna capaz de leer todas las tecnologías de código de barras

La información “guardada” en un código de barras se puede leer mediante un escáner multiplano, fijo o portátil y ayuda a los clientes a entrar y salir de las tiendas más rápidamente , además de hacer posibles las experiencias combinadas de «compra online, recogida en tienda».

El escaneado industrial fijo, una de las principales tendencias de automatización industrial de la actualidad, lee los códigos de barras de los artículos que se mueven por cintas transportadoras o líneas de pedidos en centros de distribución y almacenes, proporcionando una actualización inmediata de su estado a los responsables de la logística o incluso a los clientes.

Además de verificar que un artículo ha pasado por un punto de control, estos escáneres podrían configurarse para verificar la exactitud de las etiquetas de los productos, confirmar que todos los artículos que integran un pedido se han recogido y empaquetado o, incluso, facilitar los envíos. Si se configuran para visión artificial, los escáneres fijos podrían identificar también artículos cuyo estado haga inviable su devolución, según las normas de calidad definidas en el sistema. El sistema de visión artificial -es decir, las cámaras o sensores inteligentes- colocado por encima o en la propia línea de la cinta transportadora, puede aprender a reconocer cuándo una pieza está mal etiquetada o hay un problema en el diseño.