Así es como la Inteligencia Artificial mejora las tasas de éxito de los procesos de reproducción asisitida

142

La Inteligencia Artificial (IA) ha supuesto una auténtica revolución a todos los niveles: las dinámicas y procesos de trabajo en la mayoría de los sectores – independientemente de su o rama de especialidad – se han visto optimizados y mejorados. Y el de la reproducción asistida no se ha quedado atrás. Este sector, que destaca por su constante apuesta por la innovación, ha puesto de relieve los muchos que la IA le puede ofrecer: mayor información sobre los embriones, facilitando la elección de los más idóneos para ser transferidos al útero, mayor transparencia, menores riesgos de enfermedades genéticas o minimización del error humano en la manipulación de datos.

Para comprender de qué manera la Inteligencia Artificial puede ayudar a las clínicas de reproducción asistida a lograr mayores tasas de embarazos exitosos a través de sus procesos, desde Next Fertility – grupo que se distingue por clínicas con excelentes instalaciones y por contar con la última tecnología en sus laboratorios, gracias a la capacidad de inversión del grupo internacional al que pertenecen – explican cómo la están aplicando ellos y qué aporta a las que desean un embarazo.

Una ayuda a la toma de decisiones: más rápidas y certeras

La IA en las clínicas de reproducción asistida supone una gran ayuda a la hora de tomar decisiones importantes que forman parte del proceso. Por un lado, está permitiendo automatizar labores que consumen mucho tiempo al personal de laboratorio, al permitir predecir la de los embriones y su probabilidad de dar lugar a una gestación. Se trata de la herramienta Chloe, de la Start-up israelí Fairtility, que optimiza las tareas del laboratorio y utiliza sus potentes algoritmos para la adecuada selección de los embriones con más posibilidades de implantación. Esto ahorra tiempo a los embriólogos y les ayuda a tomar una decisión mucho más certera sobre qué embrión transferir. Según Emilio Gómez, embriólogo de Next Fertility, “la información extra que nos proporciona esta IA, junto con el conocimiento del embriólogo, permite escoger qué embrión tiene más capacidad de implantar, y así reducir el tiempo necesario para conseguir un embarazo. Además, la IA permite optimizar procesos de laboratorio, reduciendo procesos repetitivos, y así reducir riesgos.”

Seguimiento del desarrollo del embrión a

Además, el software Chloe, del que disponen en Next Fertility, junto con la utilización de incubadoras con sistema time-lapse, permite a los pacientes disponer de una herramienta por la que pueden observar el desarrollo de sus embriones en tiempo real. Según Adriano Carbone, CEO de Next Fertility, “gracias a esta herramienta, hemos conseguido asegurar nuestros resultados y ganar transparencia de cara a los pacientes, que ahora son más conscientes de lo que ocurre en nuestros laboratorios gracias al acceso a este visor en tiempo real”.

Minimización del error humano en la manipulación de muestras

Una de las mayores preocupaciones de quienes se someten a procesos de Fecundación In Vitro tiene que ver con los posibles – pero escasos – riesgos que puede conllevar el error humano a la hora de manipular las muestras biológicas.

En este sentido y para neutralizar estos posibles errores, todas las clínicas del grupo Next Fertility disponen del sistema Ri Witness. Este sistema, que se podría definir como un “testigo automatizado”, utiliza una tecnología de radiofrecuencia para etiquetar las muestras de cada paciente y conseguir una trazabilidad fiable en cada punto de todo el proceso, garantizando así la completa seguridad en el uso de las mismas, haciendo que el error sea inexistente.

La genética más avanzada e innovadora

Por otro lado, en el ámbito de la genética, las clínicas de Next Fertility tienen sus propias sinergias internas con los más de seis laboratorios de Next Lab, la división de diagnósticos del grupo Next Clinics. Fruto de esta relación, el acceso a tecnologías como la secuenciación masiva de genes (NGS) y al Test Genético Preimplatacional (PGT), está garantizado y se pliega a las necesidades y requerimientos de los centros, siempre con la intención de ofrecer una descendencia sana, incluso en parejas con problemas genéticos y enfermedades hereditarias en sus familias.