Adiós a la obsolescencia programada: actualiza tu PC y dale una nueva vida sin tener que reemplazarlo

137

A menudo escuchamos como “ya no se hacen las cosas como antes” o “las cosas ya no están hechas para durar”, que han dado paso a términos como la obsolescencia programada, que establece una corta vida útil para nuestros bienes.

 

Por su parte, Kingston Technology Europe Co LLP, una división de Kingston Technology Company Inc., el líder mundial independiente de productos de y soluciones tecnológicas, continúa enfatizando en su mensaje de “Upgrade rather than replace” con el que insta a los usuarios a darle una segunda vida a sus ordenadores mediante la actualización de sus componentes, permitiendo renovar y poner al día sus equipos de manera más económica.

 

¿Qué es la obsolescencia programada?

 

Técnicamente, hablamos de obsolescencia cuando estimamos que un producto no puede seguir cumpliendo la función para la que fue creado; es decir, que ya sea por su estado o por sus cualidades, el uso de dicho elemento ya no es óptimo.

 

Sin embargo, todavía podemos encontrar una mayor división dentro de esta propia definición, siendo las más habituales dentro del mundo de la tecnología:

 

Obsolescencia sistémica: el término más conocido por los usuarios, que se define cuando un producto está creado para impedir su correcto funcionamiento de forma deliberada, tales como las actualizaciones de no compatibles con los modelos más antiguos.
Durabilidad comprometida: similar a la primera, en este caso se centra en la creación de productos con una comprometida desde su construcción, la cual acaba derivando en la inutilización de los dispositivos tras su uso natural.
Prevención de la reparación: algunos fabricantes crean sus dispositivos de una manera especial en la que, en caso de avería, nos enfrentemos a unos procesos de reparación difíciles y costosos frente a la adquisición de un modelo nuevo.
Percepción de obsolescencia: especialmente presente en el sector tecnológico, este último caso se produce cuando el consumidor percibe que el dispositivo que está usando está obsoleto, aunque no necesariamente sea el caso, al lanzarse otros productos más avanzados con gran rapidez.
Para luchar contra esta realidad impuesta, Kingston insta a los usuarios para que actualicen los componentes específicos de ordenadores, tales como el procesador, la memoria RAM, la tarjeta gráfica o los sistemas de almacenamiento, en lugar de comprar un equipo completamente nuevo.

 

Y es que hoy en día la gran mayoría de equipos cuentan con un diseño modulares que permiten un fácil acceso y reemplazo de componentes clave, incluso en muchos ordenadores portátiles, ofreciendo estas renovaciones diferentes ventajas para los usuarios como:

 

Ahorro monetario: con unos precios notablemente más reducidos, actualizar los componentes específicos suele ser más económico que optar por un nuevo completo, evitando además la duplicidad de algunos componentes todavía en uso.
Mejor Rendimiento: Obtén un rendimiento mejorado y más rápido al actualizar los componentes clave de tu PC.
Personalización: adaptando cada setup a las necesidades específicas de cada usuario, eligiendo componentes que se ajusten a sus requerimientos y usos del PC.
Conciencia ambiental y sostenibilidad: la reutilización de equipos ayuda a reducir la cantidad de residuos electrónicos, y disminuye la presión sobre la explotación de recursos naturales.
“Desde Kingston creemos que la obsolescencia programada está por acabar, dando paso a una era en la que la longevidad y la sostenibilidad serán las palabras clave”, explica Jordi García, Iberia Team leader de Kingston. “Al optar por la actualización de sus ordenadores, los usuarios pueden decir adiós a la obsolescencia programada y darles una nueva vida a sus dispositivos, lo que beneficia tanto al planeta como a sus bolsillos”.